More Wilwarin

 
Mariposa Nocturna
Parte III
 
 
 
 
Y sucedió que una vez mientra dormía
y atormentaba a su alma la agonía,
el jovén guardián decidió dejar de amarla
y de una vez por todas se juró olvidarla.
 
 
Pero el amor que por ella sentía
en ves de morir, crecía y crecía,
sumiéndolo en un mundo de mentiras
en el que florecían de noche sus poesías.
 
 
El dolor comenzó a volverse odio
y el amor se transformó en una espina,
que llenaba su alma de una sustancia mortecina
que manchaba y secaba a su paso todo.
 
 
El caballero rogó y suplicó una noche entera
por un alma que lo amáse de manera sincera
que lo cubriera de caricias y besos
y que juntos realizaran sus deseos.
 
 
Su espíritu guardián lo escuchó entristecida
preocupada, fue a buscar a esa persona elegida
y partió sin mayor demora
hacia el jardín donde aquella alma mora.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: